viernes, 7 de agosto de 2015

"OMAÑÉS DEL AÑO 2015"... DESDE "ARES DE OMAÑA" ORGANIZÓ DURANTE SEIS AÑOS, LA REPRESENTACIÓN TEATRAL DE "LA LEYENDA". OCHO CUADROS TEATRALES DESDE EL CASTILLO DE BEÑAL HASTA LA TORRE DE SANTA MARÍA DE ORDÁS.... OS PRESENTAMOS A MIGUEL ÁNGEL MARTÍNEZ DE VEGA. GRACIAS:


MIGUEL ÁNGEL MARTÍNEZ DE VEGA
NACIÓ EN SOTO Y AMIO Y RESIDE ACTUALMENTE EN VILLACEID


 
Miguel Ángel Martínez
(Imagen de Archivo)





Me alegra la noticia de que Miguel Ángel Martínez haya sido nombrado “Omañés del año 2015”. Por una parte, es un acierto del Instituto de Estudios Omañeses, y, por otra, una cuestión de justicia que desde hace años clamaba al cielo. Los que le conocemos y hemos trabajado con él, sabemos de sus méritos, de su incondicional entrega y de su calidad humana, que es mucha. Disfruta, pues, de esta merecida distinción, que honra a tu patria chica: la comarca de Omaña. Joaquín Alonso














La Junta Directiva del Instituto de Estudios Omañeses - ieo en sesión celebrada el 14-07-2015- acordó nombrar:


                                                                  OMAÑÉS 2015



a D. Miguel Ángel Martínez de Vega. fundador y presidente de la Asociación Cultural Ares de Omaña, de Riello. En reconocimiento a su compromiso, entrega y trabajo en favor de la cultura en la Comarca de Omaña (León).



Valdesamario (León), 14 de agosto de 2015.

Fdo. El Secretario                                  Vº Bº  El Presidente

Luis Arias Diez                                         David Álvarez Cárcamo










Tenemos el gusto de presentaros a Miguel Ángel Martínez de Vega, nacido en Soto y Amío, y muy vinculado  con Riello. Gracias.




Miguel Ángel Martínez de Vega nació en Soto y Amío en 1974. A finales de los 80 colaboró con la Asociación Cultural “Omaña”, trabajando activamente en la organización de la exposición “Omaña”, celebrada en Pallarés en 1990. Posteriormente funda la Asociación Cultural “Ocebo” en su localidad de nacencia, desde la que se realizan dos semanas culturales, publicaciones y otras actividades relativas a la comarca. 





Desde 1992 hasta 2002 coordina los actos de la Romería de Nuestra Señora de Pandorado. En 1994 comienza a colaborar como Agente de Desarrollo con la Asociación “Cuatro Valles”, primero realizando bases de datos de artesanos, asociaciones, folclore…, y más tarde con la organización de las diferentes ediciones de la “Fiesta de Cuatro Valles”, de la promoción en las diferentes ferias de turismo como Intur, Fitur, Turisport, y de la I Travesía en Globo “Cuatro Valles”. 

Entre 1994 y 1996 participa con el Centro de Acción Social “Omaña–Luna” en diferentes actividades culturales, exposiciones y la publicación de la revista Facendera, de la que es fundador y presidente. 

En 1996 nace “Ares de Omaña”, asociación que funda y preside hasta su desaparición en el año 2003. De esta iniciativa surgen seis semanas culturales repletas de contenido. En esos años pasaron por Riello numerosos personajes de la cultura leonesa, tratando a través de interesantes conferencias, un sinfín de temas relacionados con la comarca. Una de las propuestas de la programación, en la que especialmente se centraba cada semana, fue el homenaje que cada año se hacía a un oficio tradicional. Estuvieron dedicados a la fragua, la fotografía, el albéitar, la escuela, el molino y el comercio, cada uno acompañado de su correspondiente exposición etnográfica y su mesa redonda con personas que en la zona habían desempeñado tales labores. La música folk también jugó un papel importante en la Semana Cultural que venimos describiendo. Prácticamente la totalidad de los grupos leoneses amenizaron las diferentes ediciones. La música omañesa fue fundamental en la elaboración de las programaciones. “Sones de Omaña”, que así se llamó la idea, fue uno de los actos más participativos por parte de la gente local, pues no sólo se recordaron toques de campana, de panderetas y de acordeones, si no que se recuperaron coplas, romances y canciones de ronda, que tuvieron su culminación en la representación de una boda tradicional. Así mismo, se realizaron durante cuatro años consecutivos, las jornadas de “Salvemos el Chano”. Pero no todo fue cultura tradicional. Teatro, recitales de poesía, lecturas dramatizadas, espectáculos pirotécnicos, música de todo tipo – sefardí, jazz, clásica, zarzuela, guitarra e incluso un grupo folk ucraniano-, completaron la programación de las diferentes Semanas.  





VII SEMANA CULTURAL OMAÑA
del 15 al 24 de agosto de 1997.




VIII SEMANA CULTURAL  DE OMAÑA
del 14 al 23 de agosto de 1998.


IX SEMANA CULTURAL OMAÑA
del 14 al 22 de agosto de 1999
.










X SEMANA CULTURAL OMAÑA
del 12 al 21 de agosto de 2000.

                     



XI SEMANA CULTURAL  OMAÑA
del al 10 al 19 de agosto de 2001.



                            XII SEMANA CULTURAL DE OMAÑA


del 10 al 18 de agosto de 2002.











Desde “Ares de Omaña” se organizó durante seis años, la representación teatral de la leyenda que da nombre a la Asociación. Suponía la realización de una ruta a caballo y a pie desde El Castillo de Beñal hasta la Torre de Santa María de Ordás, con paradas en diferentes localidades para representar los distintos cuadros teatrales que contaban la trágica historia del malogrado caballero don Ares de Omaña. La jornada se completaba con un mercado, una cena medieval, animaciones y espectáculos de fuego y musicales. 







    





                       







Siete ediciones organizando el Sábado Castañero, la Pastorada, el Auto de los Reyes Magos y la celebración de La Zafarronada, el Carnaval Omañés, completan sus trabajos con los miembros de la Asociación y colaboradores, algunos de los cuales ofrecieron sus textos para crear la colección “Cuadernos de Omaña”, que albergó títulos como “El casorio en tierras omañesas”, de Joaquín Alonso, “El comercio en Omaña. Una mirada nostálgica al pasado”, de Marta Prieto Sarro, y el catalogo fotográfico “José García. Historias en blanco y negro”, que se elaboró conjuntamente con el citado Joaquín Alonso.












       

          

          


En 1998 funda “Producciones Teatrales Miló”, desde donde, como productor, pone en escena obras de Miguel Pacheco, Daniel Monedero, Darío Fo y Antón Chejov, así como varios espectáculos de calle. Organiza también diferentes cursos de formación teatral para actores y colabora activamente con la Escuela de Arte Dramático de León. Durante esa época participa además con otras compañías como Quiquilimon o La Danaus en diferentes montajes teatrales, a la vez que realiza colaboraciones radiofónicas con la Cadena Ser.



En 2002 es nombrado Comisario de Organización del II Congreso de Artes Escénicas de Castilla y León, que se celebró en León en el mes de enero de 2003. 


Ese mismo año funda “Cantárida Teatro”, que coproduce con “Teatro Corsario” la obra “Celama”, basada en la trilogía de Luis Mateo Díez. Con este espectáculo consigue una nominación al premio MAX de teatro como “mejor espectáculo revelación” y varios galardones más, como el premio “Zapatilla” de la revista Artez. 



Con Javier Semprun y Mercedes Saiz, compañeros Corsarios.





Entre 2004 y 2008 trabaja con “Teatro Corsario” como productor, actor, tramoya y realización de escenografías en montajes como “La Barraca de Colón”, “Los locos de Valencia” o “Pasión”, poniendo en escena más de 300 representaciones a lo largo de toda la geografía española, además de participar en diferentes festivales nacionales como el “Festival de Teatro Clásico de Almagro”, y en varios internacionales como el “Festival Don Quijote” de París, el “Festival de Teatro de San Juan” de Puerto Rico o el “Festival Internacional de Teatro de Bogotá” en Colombia. 





En el Teatro Calderón de Valladolid, con compañeros de "La Barraca de Colón"




Hasta 2009 colabora con “Cuarteto Teatro” en los montajes de “La señorita Julia” y “Drácula. Anatomía del miedo”. 

En el apartado cinematográfico cabe destacar su participación como actor en los largometrajes “Estirpe de Tritones” de Julio Suárez y “Nada de nadie” de Francisco Hervada, y en la producción y el departamento artístico de “Ensayo fílmico sobre Padre Bernardo” de Alberto Taibo. 

Desde 2010, ocupa la plaza de Alguacil del Ayuntamiento de Soto y Amío, municipio en el que reside.






GALERÍA DE IMÁGENES


 

Exposición Cultural "OMAÑA". Edificio Pallarés. León 1990.


Miguel Ángel Martínez de Vega y Joaquín Miguel Alonso González













Homenaje JM Hidalgo Chapado (Riello, agosto de 1999)






   

Cancioneros de "Sones de Omaña" actividad coordinada por Héctor Luis Suárez Pérez.


                                                                                                 



José Rodríguez de Valcarce, (Pepe, el de Lariego) y Miguel Angel Martinez de Vegaen la inauguración del Molino. Ariego de Abajo (Omaña-León)



 Luis Rabanal acompañado de Miguel Ángel Martínez, 
en el Comercio de la Familia Rabanal, en Riello.








Miguel Ángel Martínez de Vega vestido de zafarrón 





"Cuadro cuarto en Riello" 
Imagen cedida por nuestra compañera Chelo Fdez
(Junta Directiva I.E.O.) amiga suya y vecina de Riello.








Marcha de Don Ares a su paso por Riello.










PRENSA:


MEDIOS DE COMUNICACION 
HACIÉNDOSE  ECO DE LA NOTICIA



  



                               











El omañés del año: 

                          "Gracias, pero no es para mí"

Omañés del Año es el galardón que se le ha concedido a Miguel Ángel Martínez y mañana recibe, "muy agradecido", pero con un matiz: "No es para mi, es para el núcleo duro de los que trabajamos en Ares de Omaña. Los he llamado a todos"
Fulgencio Fernandez | 13/08/2015  













REPORTAJE GRÁFICO:


PRIMERAS IMÁGENES




Fotos: Gentileza: Maria Dolores (Loli) Rodil.
Miembro Instituto de Estudios Omañeses (I.E.O.)


"Algunas fotos del Omafolk, que organizo el Instituto de Estudios Omañeses en el pueblo de Samario. Este año debido al tiempo tan desapacible que hacia, se tubo que realizar en la iglesia parroquial. Un precioso marco, pero insuficiente para dar cabida a tantas personas como asistieron. Las fotografías nos muestran la actuación de Borja  Rodriguez Tablado  y Diego Acebo Frades 

                                                                         Vídeo de Margarita Álvarez: 
                                                  videoque nos deleitaron con música tradicion  al al son de la pandereta y el acordeón, en otra Miguel Ángel Martínez al que este año se le entrego el galardón de Omañes 2015 y en la siguiente, Juaquín Alonso que hizo una brillante presentación del homenajeado."







Foto: Gentileza: Maria Dolores (Loli) Rodil.
Miembro Instituto de Estudios Omañeses (I.E.O.)

Joaquin Miguel Alonso González, durante su intervención.
Foto: Gentileza: Maria Dolores (Loli) Rodil.
Miembro Instituto de Estudios Omañeses (I.E.O.)



TEXTO LEÍDO EN EL ACTO DE RECONOCIMIENTO A
 MIGUEL  ÁNGEL MARTÍNEZ DE VEGA, COMO

 “OMAÑÉS DEL AÑO 2015”



Buenas tardes a todos. Hace años que no nos vemos, pero hoy es una buena ocasión ante esta cita a la que no se puede faltar.

Después de hacerse público el acuerdo del Instituto de Estudios Omañases, por el que se nombra “Omañés del Año 2015” a Miguel Ángel Martínez de Vega, el propio Instituto ha tenido a bien concederme el privilegio de ilustrar, en su nombre, éste más que merecido nombramiento.

Tal generosidad es de agradecer, porque este acto para mí tiene un especial significado, tanto por la persona que recibe el lauro como por ser una justa decisión el que recaiga en Miguel Ángel. Tan sólo tenemos que recordar que han transcurrido más de dos lustros para que por fin se hayan reconocido públicamente sus méritos.

Pero no piensen que tales méritos se sustentan en su condición de omañés. No, no nos equivoquemos. Y lo digo porque existen dos razones fundamentales que justifican el haber sido distinguido. Por una parte, la razón de los hechos, y por otra, sus cualidades como persona.

En lo que se refiere a la primera, ha sido y es más que evidente su generoso esfuerzo por querer aportar algo, por ser útil a los demás. Y lo ha hecho con entusiasmo y entrega a través de su habitual actitud y del trabajo desarrollado en muchas de sus facetas y en aquellas espléndidas Semanas Culturales que se iniciaron a finales de los años 90, resultado de iniciativas anteriores que abrieron un camino que él quiso allanar y mejorar de una manera sencilla y por encima de cualquier cuestión que alterase el color natural y la noble transparencia de su idea. Esto, dicho sea de paso, es otro de los laureles de lo que es su trayectoria.

En los años de los que hablamos, se formó en Riello un magnífico grupo de trabajo que estuvo alentado y comandado por él.


Por otra parte, durante aquel tiempo padeció el handicap, aunque Uds. no lo crean, de que su padre fuese el alcalde. Y si esto pudo facilitar las cosas, lo cierto es que para él supuso una doble responsabilidad y un agobiante compromiso contra el que luchó en silencio y sin quejarse. Tal circunstancia, aunque no se quiera reconocer, pesaba mucho, pero que sobrellevó gracias a su entusiasmo y a un encomiable y equilibrado sentido entre su vínculo paterno-filial y el que le unía a Riello como hijo natural y como vecino.

Por este motivo, el caso de Miguel Ángel guarda cierta relación con la parábola bíblica de los talentos. A Miguel Ángel le dieron dos, cinco monedas, no importa la cantidad; y él devolvió más del doble, sin pedir nada a cambio. Yo, al menos, nunca le vi hacerlo. Todo lo contrario, porque comprobé lo mucho que pudo trabajar este hombre. No se lo imaginan. Y todos los que estuvimos en ese grupo, lo sabemos. Y lo hizo a lo largo de varios años, durante los cuales no sólo se organizaron las semanas culturales, sino también las celebraciones del Sábado Castañero, de los Reyes, del Carnaval y la puesta en escena de la Leyenda de Don Ares de Omaña, una idea de la que fue ideólogo, artífice, organizador, coordinador, lo fue todo, menos don Ares y el caballo de don Ares. Una gran idea ésta, que después, lamentablemente no se ha aprovechado.

Si sus iniciativas son un indiscutible motivo para nombrarle Omañés del Año, hay, como dijimos al principio, esa otra parte que corresponde a lo personal, a lo humano, que casi es más importante, porque permanece, que sus logros.

La opinión que tengo de Miguel Ángel no se forjó entre chascarrillos y “copeteos”, sino trabajando, viendo cómo pensaba, como planteaba las cosas, cómo reaccionaba, y advirtiendo su honradez, su entereza, su sentido de la amistad, su gran generosidad y su bondad. Lo cierto es que estaba ante una buena persona. Esto es lo que fundamentalmente nos debe importar o, al menos, es lo que a mí me importa. Por ello digo que, en este reconocimiento, los valores y cualidades que le adornan deben sumarse e, incluso, estar por encima de cualquier otra razón.

Por todo ello, considero que este omañés que ahora vive en Villaceid casi como un monje, apartado de su otra pasión que es el mundo del teatro, del bullicio y de la superficialidad, es un espíritu noble que de forma sencilla honra a la comarca, a sus amigos y a quien le conoce.

Esto es mucho, es una excepción, sobre todo si tenemos en cuenta como está la sociedad actual, de modo que, creyendo que he dicho todo lo que tenía que decir, sólo queda dar a Miguel Ángel la enhorabuena, darle las gracias por sus esfuerzos y su amistad, y a vosotros, Pano y Mari, deciros que tenéis un hijo estupendo, para el que el Instituto de Estudios Omañeses, sus amigos y los que le conocen, le desean, le deseamos, larga vida y, por supuesto, todo lo mejor. Que así sea.

Joaquín Alonso, en nombre del Instituto de Estudios Omañeses. 
Valdesamario, 14 de agosto de 2015





En la imagen Miguel Ángel Martinez de Vega, pronunciando unas palabras en señal de agradecimientoFoto: Gentileza: Maria Dolores (Loli) RodilMiembro Instituto de Estudios Omañeses (I.E.O.)



DISCURSO 
‘OMAÑÉS DEL AÑO 2015’

Compatriotas omañeses, amigos y vecinos, quiero empezar dándoos las gracias por acompañarnos esta tarde. Y quiero empezar también saltándome el protocolo, porque me gustaría invitar a algunas personas que estoy viendo a que salgan y se coloquen aquí conmigo. Marga, Cambri, Mar, Elena, Cristina, Antonio, Javier, Kaki, Carlos, Joaquín y Héctor (…).

Os he pedido que os acerquéis porque este galardón también es vuestro. Es un reconocimiento a un trabajo que hicimos juntos hace ya bastante tiempo. Fuisteis el engranaje perfecto que hizo que ‘Ares de Omaña’ se convirtiera en un motor que sirvió para dinamizar culturalmente la comarca de Omaña durante aquellos años.

Marga era como Dios. Estaba en todas partes. Lo mismo coge el martillo y una caja de clavafaciles y te monta una exposición, que se recorre las escuelas de la zona buscando material para el ciclo de ‘los Maestros’. No me perdía de vista en ningún momento, se comía la mayoría de los marrones e incluso alguna vez temí por mi integridad física, ya que amenazó con abrirme la cabeza con un orinal si no me relajaba. Una chica con carácter.

Cambriles, era un todoterreno. Montaba y desmontaba el puesto de los libros de una manera asombrosa. ¿Que empezaba ‘Sones de Omaña’? El puesto montado delante de Casa Visi. ¿Que había concierto? El puesto en la Plaza de la Iglesia. ¿Llegaba la conferencia?. El puesto a la puerta del salón. ¿Que inauguramos la exposición del Molino en El Ariego? El puesto en la era de Pepe. Yo creo que tenía ruedas. Y la sarta de vardascazos que le pegué, en un Carnaval en Murias, porque la máscara de Zafarrón no tiene visión lateral y yo creía que pegaba con la vara contra un muro y resultó que era su espalda. Cuatro o cinco se llevó hasta que empecé a oír las voces.

Mar era mi contraste. Me ponía los puntos sobre las íes. Y lo sigue haciendo. Llevamos toda la vida discutiendo. Pero nunca llegó la sangre al río. Hasta su pobre abuela salió una vez a dar explicaciones a cuatro que estaban a la puerta de la iglesia escuchando una bronca monumental que teníamos. “Riñen, pero se quieren mucho, ¿eh?” les decía. Fue la primera en llegar, firmó el acta fundacional y llevó casi siempre la secretaría.

Elena era la de la pasta. Menos mal que vino y me quito el marrón de los dineros, porque yo siempre fui un desastre para el papeleo. Bueno ahora he tenido que mejorar… que remedio. Pero bueno, el caso es que Elena llevaba las finanzas estupendamente.

Cristina, la recuerdo cosiendo con una maquina de manivela que tendría más de cien años con soltura de modista y se ponía en contacto con los artesanos vía teléfono. Preguntaba por el frutero, y en realidad el señor en cuestión hacía alfombras pero daba la casualidad que se llamaba Frutos.

Antonio y Javier, los gemelos, Kaki, que también llevaba y traía a los participantes, y Carlos, que también se encargó de la secretaría una temporada, no paraban. Lo suyo era la infraestructura y la logística. Estaban para todo. Leña para las hogueras, montaje de los puestos del mercado, las mesas de las cenas medievales, los palos y las telas de los pendones, escenarios, transportes varios… Allí estaban ellos para cualquier cosa que hubiera que montar.

Esta gente que está aquí conmigo es ‘Ares de Omaña’. Durante todo el año estábamos implicados en las diferentes actividades que se llevaban a cabo. El Sábado Castañero y la Pastorada en Navidad... Se acababan, pero ya empezábamos a preparar la Zafarronada de Carnaval y luego la Semana Cultural, la Romería de Pandorado y la Leyenda de Ares de Omaña. Y en cuanto pasaba septiembre otra vez a preparar de nuevo las actividades invernales.

Pero además hay otras dos personas que sin pertenecer a la asociación fueron imprescindibles para que esto saliese adelante. Eran Joaquín y Héctor, que acabaron pasando los veranos con nosotros.

Héctor era el de la música. Tenía dos o tres actos cada semana. ‘Sones de Omaña’, las “Rondas nocturnas”... Todo lo que tenía que ver con la música tradicional era cosa suya. Incluso hicimos con él varios bolos fuera de la comarca. En Ponferrada, en Sahagún... Y alguno más con los Guirrios de otros carnavales tradicionales leoneses y campaneros de la provincia en unos conciertos de campana y fuego.

Joaquín presentó los actos de las seis Semanas Culturales que celebramos, introduciéndolos y despidiéndolos, además de escribir los textos de las publicaciones y de los programas y asesorarnos a la hora de montar las exposiciones. Imprescindible

Aún así, era mucho para nosotros. Si no es por la participación y la colaboración de muchos de los que hoy estáis aquí y en aquel momento estabais allí esto no hubiese salido adelante.

Josemari, amigo de prácticamente todos los escritores y personajes de la cultura leonesa, a los que llamaba y convencía para que viniesen a Riello a participar en nuestras semanas.

Mari Carmen, la Panadera. ¡Anda que no se prepararon perronillas en tu casa! ¡Y lo famosas que se hicieron! También es todoterreno. Lo mismo te ordeña una vaca y te prepara mantequilla que va a buscar una burra a La Velilla para que lleve a la Virgen de Nazaret a Belén durante la Pastorada.

Mary Luz, mi madre. ¡Qué os voy a contar! Otra que estaba para todo. ¡Cuántas veces bajó a barrer la plaza el domingo después del Sábado Castañero para que cuando llegara la hora de misa no quedara ni una monda en el suelo y nadie tuviera nada que decir! Y ya no os cuento cuando se le metían veinticinco titiriteros a dormir en casa, todos tirados por el suelo, en colchonetas y hamacas, durante el fin de semana de la representación de a Leyenda.

Marisina la fotógráfa, Angelín el de el estanco, Saturio el de la imprenta, Honesto el de los caballos, Toño el de Visi, Carlos el carpintero, María Jesús, Raul, Paula, Coke, Juanín, Ángel y Javi, Alex, Marianín…. estaban ahí para lo que hiciera falta.

Eugenia nos pintaba los carteles y lo que surgiera. También estaban los músicos, actores y acróbatas que participaban año tras año en las jornadas medievales... Hoy nos acompaña Doña Sancha. Mercedes Saíz.

No quiero olvidarme de los que ya se han ido. Gelo, el alguacil de Riello, que fue uno de los primeros colaboradores. Carlos Cadenas, que repicaba las campanas para dar comienzo a los actos. Elvira la de Reca, que lo mismo cosía que te preparaba unos dulces. Enrique Fernández, Kike, que dirigía la parte actoral de la representación. Y Marga Rodríguez, que montaba las animaciones y las partes teatrales.

La lista es interminable, se nos hace de noche y no acabo.

Pero hay otra persona que fue imprescindible y de la que no me puedo olvidar. Pano. En aquel momento alcalde de Riello. Confió en nosotros y apoyó la iniciativa desde el minuto cero. Sin su ayuda y sin la colaboración institucional esto no habría sido posible. Gracias padre.

Fuimos un grupo de gente que retomó una actividad cultural que se había perdido con la desaparición de la Asociación Cultural ‘Omaña’ seis años antes. Con esfuerzo, trabajo y buen hacer intentamos llevar a cabo un proyecto digno, serio y con criterio. Siempre he pensado que para que el mundo funcione solamente es necesario que cada uno haga bien su trabajo. Eso es lo que pasó con ‘Ares de Omaña’. Cada uno de nosotros hizo su trabajo y lo hizo bien. Por eso funcionó y por eso la comarca se implicó en la iniciativa.

Ya han pasado trece años desde que celebramos nuestra última actividad, pero nunca es tarde. Sólo se tiene que dar el momento adecuado en el que converja un grupo de gente con ideas y con ganas de trabajar, una población que se interese un poco mas por la cultura y unos representantes institucionales que apoyen este tipo de iniciativas. Entonces, y solo entonces, tal vez “doscientos y un jinetes crucen de nuevo los montes de Omaña, con Don Ares en cabeza”.

Me gustaría cortar este pergamino en trocitos para que todos os llevaseis uno, en reconocimiento al trabajo desinteresado que hicisteis durante tanto tiempo, pero sería una pena estropearlo porque creo que es piel de cabra autentica, así que voy a colgarlo en mi casa, que es la vuestra. Cuando queráis, estáis invitados a disfrutarlo.


Muchas gracias a todos.





Foto: Gentileza. Miguel Ángel Martinez De Vega
(la concesión anual de la distinción de Omañés del Año)










Algunos de los enlaces relacionados, creemos pueden ser de interés:







Imagen de Archivo: Miguel Angel Martinez de Vega










En nombre de la Asociación Cultural Instituto de Estudios Omañeses (I.E.O.) y en particular de mis compañeros en la Junta Directiva nuestro agradecimiento a Miguel Ángel Martínez de Vega y, a Joaquin Miguel Alonso González, por su colaboración en la realización de la  presente entrada.  Fdo: Chelo Fdez -Riello- (Junta Directiva I.E.O.)










                                                                            




Muchas Gracias a todos los Seguidores de los distintos Espacios en la Web de la Asociación Cultural Instituto de Estudios Omañeses (I.E.O.)